“Encomienda al Señor tus acciones, y tus pensamientos serán afirmados”

Proverbios 16:3

Quizás en este momento usted esté a punto de tomar una decisión muy importante… Un cambio en el trabajo, en la iglesia o en su vida personal. Sabe que necesita consejo divino y ha estado esperando con ansiedad que Él le diga algo.

Si ésa es su situación, ¡no pierda la calma! Para ser guiado por el Señor no es necesario pasar por un proceso largo que sólo “los profesionales” espirituales llegan a dominar.

Yo descubrí eso hace años. Quería vivir de una forma que fuera agradable a Dios, pero no sabía cómo tomar decisiones que estuvieran de acuerdo con Su voluntad.

Entonces, un día mientras estudiaba la Biblia, descubrí Proverbios 16:3. De inmediato me aferré a este versículo y empecé a aplicarlo a mi vida, y ahora puedo decirle por experiencia propia que ¡funciona!

También funcionará para usted si pone en práctica lo que dice ese versículo. Encomiende sin reservas sus obras y sus caminos al Señor; entrégueselas por completo. Entonces, Él empezará a ajustar sus pensamientos para que sean como los de Él, y en algún momento sabrá lo que debe hacer. Luego, cuanto más encomendemos  al Señor nuestras obras y cuanto más confiemos en Él, nos será más fácil y tendremos más confianza en nuestra habilidad de escuchar.

Empiece  ahora mismo con cualquier problema que le esté agobiando. Ore y póngalo en las manos del Señor. En otras palabras, cuando ore, crea que recibirá. Deje de preocuparse y empiece a creer.

Aprendamos a vivir de esta manera, y no importa si hemos sido cristianos por 30 minutos o por 30 años, ¡nuestros pensamientos serán afirmados y nuestras obras saldrán bien!

Oremos: Señor, pongo en tus manos todas mis metas y objetivos. Que mis pensamientos no sean movidos por mi propia prudencia o voluntad, sino por Tus planes que son siempre los más altos. No apartes de mí tu guía Padre. Amén.

Lectura Sugerida: Proverbios 16:1-33

Tomado de: La Biblia de las Promesas