“El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos.”

Proverbios 17:22

La sonrisa es un puente perfecto para la comunicación. La próxima vez que tenga que hablar con un desconocido, tener su primera entrevista de trabajo o simplemente ir a comprar algo, dibuje una sonrisa antes de decir la primera palabra. Es algo divertido y además te ayudará a quitar la tensión del momento. Este consejo es más que un simple experimento o sugerencia de autoayuda.

Dios quiere que el ser humano sea feliz y que aprenda a vivir en permanente gozo porque Jesucristo ya hizo en la cruz lo que realmente importa en esta vida: dio su vida por nosotros para que tengamos vida eterna.

Proverbios habla del corazón alegre como un buen reme- dio ante cualquier situación, y más cuando es adversa. El Creador nos hizo de una forma en la que nuestro estado de ánimo está en conexión directa con la mente, el corazón y el alma. Todo lo que sentimos, pensamos y “guardamos” afectará a nuestro cuerpo y en muchos casos, puede ser la causa de enfermedad, constante queja y malestar.

¿Cómo está tu espíritu? Si hay vacío interior o falta paz en tu vida, es tiempo de buscar a Dios de corazón y en serio. Todos necesitamos tener paz con Dios y sólo Jesucristo puede dárnosla. No dejes que el tiempo pase y tu alma se inunde de rencor, tristeza, amargura y desesperanza. Tu salud y tu cuerpo se verán afectados por tu interior. Al contrario, refúgiate en Jesucristo, sonríe cada día y recuerda que Él ya hizo todo por ti.

Lectura Sugerida: Proverbios 17:22

Tomado de: Alimento para el Alma